Ordenanza de Policía y Buen Gobierno

MODIFICACIÓN DE LAS ORDENANZAS DE POLICÍA Y BUEN GOBIERNO DE 27 DE JULIO DE 1993escudozafra

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Las vigentes Ordenanzas de Policía y Buen Gobierno llevan algo más de cinco años regulando diversas facetas de la convivencia ciudadana en Zafra. En este tiempo, el devenir de la vida social obliga a ir adaptando las normas a las nuevas realidades. De lo contrario, la función básica de éstas, que es la de ordenar comportamientos de las personas en el ámbito social, perdería toda virtualidad.

Así, conviene adaptar estas ordenanzas municipales a los nuevos tiempos, haciendo particular hincapié en aquellos aspectos que, quizá, demanden mayor atención por parte del ciudadano.

En ese sentido, y como consecuencia de la Ley 50/1999, de 23 de Diciembre, de Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos, se regulan aspectos que competen al municipio sobre esta materia.

Del mismo modo, el preocupante problema del abandono de vehículos en la vía pública se encauza en los términos de la Ley 11/1999 de 21 de Abril, modificadora de la Ley 7/1985 de Bases de Régimen Local y otras medidas para el desarrollo del Gobierno Local.

Se aborda, asimismo, la especificación de determinados tipos sancionadores en materia de seguridad ciudadana. Ello porque los Ayuntamientos han tenido, habitualmente, graves problemas a la hora de imponer sanciones por conductas no adecuadamente tipificadas; así, se regulan qué objetos peligrosos que, exhibidos con ánimo de intimidación, pueden causar daños, quedan prohibidos y, por tanto, son sancionables.

Todo ello a tenor de las nuevas posibilidades que brinda la Ley 10/1999 de 21 de Abril, de modificación de la Ley Orgánica 1/1999 de 21 de Febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.

Otra cuestión que también suscita grave preocupación entre los vecinos es la problemática de las fiestas juveniles o guateques que, en muchos casos, originan molestias considerables.


Se aborda esta materia desde la doble óptica del derecho a la diversión de todos y del derecho al legítimo descanso. En ese sentido, se establece un régimen de control y sanciones que permita la efectividad de las medidas que se adopten.

Por último, se hace imprescindible adaptar el régimen sancionador a las nuevas circunstancias legales. Por ello, debe incluirse en la Ordenanza, siempre amparado por la legislación en vigor.

Todo ello sin olvidar que en el espíritu de estas Ordenanzas Municipales de Policía y Buen Gobierno no subyace ningún ánimo de represión sino, al contrario, de búsqueda de la pacífica convivencia, pilar básico sobre el que debe asentarse el progreso de los pueblos.

Como consecuencia de esta modificación, el texto de las Ordenanzas de Policía y Bueno Gobierno queda como sigue:

Publicación en el Boletín Oficial de la Provincia del día 28 de septiembre de 2000

 Modificación publicada en el Boletín Oficial de la Provincia del día 10 de junio de 2005.


Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en FacebookCompartir en Twitter