CASA DEL  AJIMEZ «CENTRO DE INTERPRETACIÓN LAS VOCES DE LA CIUDAD»
Entre todos los edificios que conforman la calle Boticas  destaca por su singularidad la llamada Casa del Ajimez.

Es digno de mención su fachada con ladrillo visto y juego de arabescos (esgrafiado), así como su bella ventana (partida/ajímez) con azulejería y arcos polilobulados. Se trata de una casa mudéjar del siglo XV que  albergaba utensilios , botes y cajas con productos de farmacopea dispuestos para ser mezclados por medio del almirez, el alambique o la redoma, dando como resultado drogas y compuestos con que aliviar las enfermedades. Hay referencias del primer boticario que ejercía estos menesteres, un tal Juan Vázquez Durán, en 1566,  al que sucedería Francisco Durán a los pocos años y que sería el último propietario de la casa que ejercía la profesión. En las últimas décadas del s. XX la casa presentaba alto grado de abandono, siendo rehabilitada como “centro de acogida del turista”.

 

Compartir esto
X