Audio Guía

 

Es probable que sobre ella se levantara la ermita de Santa Catalina. En el siglo XVII fue reedificada por el gremio de alarifes y carpinteros de la villa, dedicándose a la advocación de San José.  Su sala de amplias proporciones se articula con arcos de una sencilla labor de lazo a la altura de los capiteles. De la antigua sinagoga se conserva la puerta principal, cuyo vano ligeramente apuntado se halla enmarcado en alfiz. Destaca por sus baquetones góticos y sus semicolumnas torsas. En las enjutas debió contar con adornos hebraicos que han desaparecido. Todo parece indicar que fuera obra de la segunda mitad del siglo XV, anterior a la expulsión de los judíos.

 

Compartir esto
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
X